Invierno, tiempo de matacía.

El sello C‘alial acoge productos cárnicos elaborados tradicionalmente en nuestra región.

14/01/2020

En los pueblos de Aragón siempre ha sido típico, en los meses más fríos del invierno, la congregación de la familia en torno a la matacía, en la que se elaboraban embutidos y otros productos con los que llenar la despensa para el año siguiente. Siguiendo el legado de nuestros antepasados, ese buen hacer ha llegado hasta nuestros días en los embutidos acogidos al sello “C’alial”, elaborados siguiendo un proceso de elaboración en el que no se permite el uso de conservantes ni colorantes artificiales, y cumpliendo siempre las máximas exigencias higiénicas y sanitarias, ofreciéndonos unos productos de gran calidad.

 LONGANIZA DE ARAGÓN

La Longaniza de Aragón es una de las recetas más tradicionales y extendidas de la región; por eso fue el primer producto en contar con un reglamento de utilización de la marca de calidad.  La etiquetada con la marca “C’alial” está elaborada con un mínimo de carne magra de cerdo del 70 % y un máximo de tocino del 30 %, a la que se adicionan sal, especias naturales típicas de cada comarca, que tras picarse y amasarse se embute en tripa natural de cerdo y se deja secar. Se presenta en forma de herradura, con una longitud entre 20 y 70 centímetros.

 CHORIZO CURADO

Elaborado con un mínimo del 60 % de carne magra de cerdo y un máximo del 40 % de tocino, que se pican o trocean, se condimentan con sal, pimentón, ajo y otras especias, y se embute en tripa natural, y se somete a un proceso de desecación y maduración. Se distingue por su coloración roja y por su olor y sabor característicos y forma de herradura

 En su elaboración queda totalmente prohibido el uso de aditivos, lo que lo hace merecedor del sello de calidad.

 LOMO EMBUCHADO

Los lomos, enteros, se salan y adoban con especias naturales como pimienta y pimentón y luego se embuten en tripa, dejándolos curar durante un mínimo de 60 días, consiguiéndose un producto que se caracteriza por su aspecto homogéneo y liso, de color sonrosado, con un sabor delicado y poco salado. Es una de las muchas formas desarrolladas tradicionalmente para conservar durante meses la carne de los animales sacrificados en invierno.

 CONSERVA DE CERDO EN ACEITE

Se trata de uno de los platos de carne de cerdo más sabrosos y apreciados: trozos de lomo, costilla y longaniza que después de un tiempo de oreado se fríen y conservan en aceite. El sello C‘alial protege esta tradicional preparación cuando se cumplen los más exigentes requisitos de calidad. El aceite usado en la fritura debe ser aceite de oliva virgen limpio, no sometido a ningún proceso de fritura o calentamiento, y sól se adminten como adivitos sal, ajo, vinagre y hierbas aromáticas.

Las piezas se envasan en tarros de cristal o cerámica con cierre hermético (las tres variedades por separado o en surtido) ys e cubren con aceite de oliva virgen extra.

 

 

 

Asociación para el desarrollo y fomento de los productos con calidad alimentaria (C’Alial)

Edificio Centrorigen. Ctra. Cogullada, 65.
    Mercazaragoza. 500014, Zaragoza.
+34 976 47 58 91




Asociación de productores de carne de vacuno de Aragón

Edificio Centrorigen. Ctra. Cogullada, 65.
    Mercazaragoza. 500014, Zaragoza.
+34 976 46 44 87

C’Alial es la Marca de Garantía de Calidad del Gobierno de Aragón. Los productos con el Sello de C’Alial constituyen la mejor y más completa muestra de la gastronomía aragonesa.







  

© 2018 aviso legal y política de privacidad